Un Día Cualquiera



Un Día Cualquiera



1. 07:30 am. El amanecer. Busco en mí Como si escarbara la tierra Un mono hambriento Atento a cada textura nueva en la arcilla Y en la arena En la esperanza de que el próximo terrón esconda por fin ese alimento Que me salve la vida Sin querer saber que la vida No se salva Sin querer saber que la tierra Puede estar yerma Y aunque el aire seco lo susurra en mis oídos (- No arañes, mono, déjate ir. Canta y baila con desdén tu propia marcha fúnebre. Exprímete, mono. Sé.) Yo no quiero escuchar 2. 07:30 pm. El atardecer. Me incorporo Movido por una fuerza invencible Tal vez el agua, que también me susurra (- Es el amor, mono. Mira. Escúchalo también, porque él se puede igualmente bailar y cantar. Busca, mono. Sé. - ¿Y eso me salvará la vida? - Mono ingenuo de historias y mesías. Eso ya es la vida.) Me miro en ella,

Y mientras extiendo la mano Veo un mono que araña un espejo Confiado en que con el siguiente raspón Podrá atravesarlo





¿Te gustaría leer más poesía?

Sigue estos links:


Grupo surrealista de Madrid


Bukowski Club


La Bella Varsovia


Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes


O échale más un vistazo a los poemas anteriores del Mono:

Recent Posts

See All

El Rey Vagabundo

Supe que tú, el Rey, ya no estabas Y que habías escogido el viento Como estribo para ese último brinco.